La fabulosa historia de los hongos medicinales

Joaquim A | 17 enero 2022
Tiempo de lectura : aproximadamente 4 minutos
La fabulosa historia de los hongos medicinales
Indice

    ¿Quién se preocupaba por las setas hasta el cambio de siglo? Sólo unas pocas leyendas urbanas se dignaron a mencionarlos, pero la mayoría de las veces en términos poco elogiosos.

    Las setas, un uso recreativo


    ¿Desde cuándo el ser humano utiliza las setas por sus propiedades medicinales? Alrededor del 7000 a.C., la prehistoria es testigo de algunas situaciones extrañas. La mosca agárica (Amanita muscaria), una seta característica con un sombrero rojo salpicado de escamas blancas, se utilizaba con fines religiosos y recreativos. Se utiliza en los rituales chamánicos por sus efectos alucinógenos.

    Más adelante, el uso de hongos parece ser más frecuente y más elaborado. Otzi, un guerrero prehistórico que fue enterrado y congelado accidentalmente, es el mejor ejemplo. Efectivamente, querido lector naturista, regla número 1, no vayas a caminar solo por las montañas nevadas del macizo del Otzal en Austria. Llevaba consigo hongos capaces de curar una herida de guerra.

    La seta, entre creencias y supersticiones


    En la mitología de la antigua Grecia (900 a.C. - 400 a.C.), las setas simbolizan la magia, la divinidad y la inmortalidad porque aparecen de la nada, del suelo o de la corteza de los árboles. Algunas personas creen incluso que las setas tienen poderes sobrenaturales porque pueden utilizarse para alimentarse, curarse, encender fuego y envenenar a los enemigos. Como la mano de los dioses, son una fuente inagotable de alimento en tiempos de hambruna, o por el contrario un fruto tóxico que representa la ira divina.

    Extraña emoción colectiva entonces... ¿Qué iba a pasar?

    La seta, un misterio descubierto


    Desde la Antigüedad (3300 a.C. - 476), muchas personalidades como Eurípides, Hipócrates y Teofrasto realizaron estudios científicos para descubrir el misterio de los hongos. La toxicidad y el ciclo de vida de los hongos fueron estudiados con gran atención. Plinio el Viejo y Dioscórides se propusieron entonces describir todas las especies de hongos para reconocerlas mejor: fue el comienzo de la primera clasificación de los hongos.

    En cualquier caso, el enfoque científico se agotó y decayó a partir de la Edad Media (476 - 987). Está el ejemplo de los "círculos de brujas" o "círculos de hadas", que son las huellas que dejan los duendes que vienen a bailar en círculo.

    Las setas, una ciencia del futuro


    Fuera del círculo confidencial de ciertos privilegiados, no fue hasta la gran efervescencia intelectual del Renacimiento cuando se observó un renacimiento del interés y una difusión masiva de los descubrimientos científicos gracias a la imprenta. Esto fue sólo el comienzo de un gran avance en el conocimiento de los hongos con la obra "Rariorum plantarum historia: Fungorum in Pannoniis observatorum brevia historia" de Charles de l'Ecluse, "Theatrum Fungorum Of Het Tooneel Der Campernoelien" de F. van Sterbeek y, sobre todo, la imprescindible "Synopsis Methodica Fungorum" y "Systema Mycologicum" de C.H. Persoon y E.M. Fries.

    A partir de entonces, los descubrimientos científicos fueron numerosos, aunque se produjeran por casualidad. El ejemplo más conocido es el descubrimiento del primer antibiótico, la penicilina, por el inglés Alexander Fleming. A la vuelta de las vacaciones, se dio cuenta de que había olvidado tirar el cubo de la basura, que estaba lleno de desperdicios. Se sorprendió al descubrir un hongo capaz de matar bacterias en el contenedor. Pensó en utilizar esta virtud excepcional para combatir las bacterias responsables de muchas enfermedades humanas. Este descubrimiento y su aplicación salvaron miles de vidas humanas de infecciones mortales, especialmente durante la Segunda Guerra Mundial con los heridos de guerra.

    Publicado el 17 enero 2022 a las 23:39
    Actualizado en 09 marzo 2022 a 16:36

    Los comentarios

    Le puede interesar

    Joaquim A

    Joaquim A

    Editor de la web

    Soy Joaquim, un gran amante de la naturaleza. Me formé como farmacéutico y durante ese tiempo adquirí ciertos conocimientos. Ahora es el momento de utilizar estos conocimientos compartiéndolos con el mayor número de personas posible.